Loading...

martes, 9 de agosto de 2011

EL OBISPO "CHICHEÑÓ"


Por los años 1 780 comía pan en esta ciudad de los reyes un bendito de Dios, a quien bautizaron con el nombre de Ramón.  Era éste un pobre hombre mantenido por la caridad pública y el hazmerreir de muchachos y gente ociosa. Hombre de pocas palabras, pues para complemento de desdicha era tartamudo y a todo contestaba con un “sí, señor”, que al pasar por su desdentada boca convertía en “chi, cheñó”
El pueblo llegó a olvidar que nuestro hombre se llamaba Ramón y todo Lima lo conocía por “Chicheñó”. En el año que hemos apuntado llegaron a Lima, dos acaudalados comerciantes españoles trayendo un valioso cargamento. Consistía éste en sedas, paños, alhajas y lujosos adornos para iglesias. Arrendaron un vasto almacén con cruces brillantes, cálices de oro con incrustaciones de piedras preciosas, anillos y otras prendas de rubíes, ópalos zafiros, perlas y esmeraldas.
Ocho días llevaba abierto el elegante almacén cuando tres andaluces, que vivían en Lima más pelados que plátano de seda, idearon la manera de apropiarse de parte de las alhajas y para ello ocurrieron al originalísimo plan que voy a referir.
Después de conseguirse un traje completo de obispo vistieron con él a Ramón y dos de ellos se vistieron con sotana y sombrero de clérigo. Enseguida sobornaron a un cochero a fin de que pusiese el carruaje de su patrón a disposición de ellos. 
Los dueños del almacén en cuestión iban ya a sentarse a la mesa cuando un lujoso carruaje se detuvo a la puerta. Un paje abrió la portezuela y bajó el estribo, descendiendo dos clérigos y tras ellos un obispo.
Penetraron los tres en el almacén. Los dos  comerciantes se deshicieron en cortesía, besaron el anillo pastoral y pusieron junto al mostrador silla para su ilustrísima. Uno de los clérigos tomó la palabra y dijo:
-          Su señoría, el señor obispo de Huamanga, de quien soy humilde capellán y secretario, necesita algunas alhajitas para su persona y para su santa Iglesia Catedral y sabiendo que todo lo que ustedes han traído de España es de última moda, ha querido darles la preferencia.
Los comerciantes hicieron la presentación de cada uno de sus artículos, garantizando, bajo palabra de honor, que ellos no daban gato por liebre y aseguraban que el señor obispo no tendría que arrepentirse por la distinción con que los honraba.
-          En primer lugar –continuó el secretario- necesitamos un cáliz de todo lujo para las fiestas solemnes. Su señoría no repara en precios que no es ningún tacaño. ¿No es así, ilustrísimo señor?
-          Chi, cheñó –contestó el obispo
Los españoles sacaron a relucir cálices de primoroso trabajo artístico. Tras los cálices vinieron cruces y pectorales de brillantes, cadenas de oro, anillos, alhajas para la virgen y regalos para las monjitas de Huamanga. La factura ascendió a quince mil duros.
Cada prenda que escogían los clérigos la enseñaban a su superior, preguntándole:
-          ¿Le gusta a su señoría ilustrísima?
-          Chi, cheñó –contestaba el obispo.
-          Pues al coche.
Y el paje cargaba con la alhaja, a la vez que uno de los españoles apuntaba el precio en un papel.
Llegado el momento del pago, dijo el secretario:
-          Iremos por las talegas al palacio arzobispal, que es donde está alojado su señoría y él nos esperará aquí. Cuestión de quince minutos. ¿No le parece a su señoría ilustrísima?
-          Chi cheñó –respondió el obispo.
Quedando de rehén tan caracterizado personaje, los comerciantes no tuvieron ni asomo de desconfianza.
Marchados los dos clérigos, pensaron los comerciantes en el almuerzo y acaso por llenar fórmula de etiqueta dijo uno de ellos:
-          ¿Nos haría su señoría ilustrísima el honor de acompañarnos a almorzar?
-          Chi, cheñó.
Los españoles pidieron a sus sirvientes traer algunos platos extraordinarios y sacaron sus dos mejores botellas de vino para agasajar al príncipe de la Iglesia, que no solamente les dejaba fuerte ganancia en la compra de alhajas, sino que les aseguraba algunos centenares de indulgencias valederas en el otro mundo.
Se sentaron a almorzar, y no les dejó de parecer chocante que el obispo no echase su bendición al pan ni rezase siquiera en latín, ni, por más que ellos se esforzaban en hacerlo conversar, pudieron arrancarle otras palabras que chi cheñó.
Pasaron dos horas y los clérigos no aparecían.
-          Para una cuadra que nos separa de aquí al palacio arzobispal es ya mucha tardanza –dijo al fin molesto uno de los comerciantes- ¡Ni que hubieran ido a Roma!  ¿Le parece a su señoría que vaya a buscar a sus clérigos?
-          Chi, cheñó
Y calándose el sombrero salió el español a paso veloz.
En el palacio arzobispal supo que allí no había huésped ilustrísimo y que el obispo de Huamanga estaba muy tranquilo en su diócesis cuidando de su rebaño.
El hombre echó a correr, vociferando como un loco; se armó tal alboroto en la calle donde estaba el almacén que éste se lleno de curiosos.
De ene es añadir que “Chicheñó” fue a la cárcel; pero, reconocido por tonto de capirote, la justicia lo puso pronto el libertad. En cuanto a los ladrones, hasta hoy, que yo sepa, no se ha tenido noticia de ellos.

23 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. yo opino que aunque lo tenia todo luego lo perdio

    ResponderEliminar
  3. la historia me parecio muy interesante y graciosa.
    no me da mucho para comentar, asi q asi se quedara.
    feliz dia de el niño para todos

    ResponderEliminar
  4. Por un lado la historia muestra a unos personajes totalmente ingenuos como es el caso de "Chicheñó" al aceptar estar con los rateros sin saber en lo que se metía en realidad y también de los comerciantes ya que no supieron darse cuenta de las trampas que les planteaban los ladrones. Asimismo, me pareció muy interesante porque nos da un mensaje de que seamos más precavidos en esta vida y que nunca confiemos al 100% en nadie, mas que en uno mismo.
    Ariana Villafuerte 6toD

    ResponderEliminar
  5. Yo opino que los vendedores fueron muy confiados gracias a la ambición que tenían por ganar mucho dinero. También me da pena que siempre las personas se aprovechan de los más pobres,indefensos y desamparados.

    Veronica Ontaneda

    ResponderEliminar
  6. Yo pienso que los vendedores se aprovecharon de los mas pobres.Y que esta lectura no enseña a no confiar en otras personas si no en ti mismo.

    Marcelo Povea.(Sexto b) =)

    ResponderEliminar
  7. Esta historia me pareció interesante porque tiene un buen mensaje y es chistosa .Porque al principio tenia oro, perlas, joyas piedras presionas pero por estafador le sucedieron cosas malas y aprendieron la lección niños que uno no debe confiar en una persona si no la conoces. Buena profe. 6toxD

    ResponderEliminar
  8. Para mi no es justo que discriminen a Ramón tan solo por su tartamudez al decir “chicheño”. Si sus compañeros iban a hacer un escape debería ser con Ramón aunque esas acciones que están mal. Para mi sus compañeros le hicieron una trampa al dejarlo solo con los españoles. No entiendo por que no le dijeron a Ramón que iban a escapar. Tampoco es justo que se cometan ese tipo de acciones, aprovechándose del más débil.

    ResponderEliminar
  9. Yo pienso de que no debieron usar a Ramón solo porque tartamudea y eso no significa que deben aprovecharse de él. Por otro lado los vendedores fueron muy relajados debido a que sabían que iban a ganar mucho dinero y se confiaron demasiado. Esta historia nos enseña a no confiar en los otros si no en ti mismo.

    José Luis C. 6B

    ResponderEliminar
  10. Me parecio diverida porque siempre decia Chi Cheño para todo y al final le cambiaron su nombre de Ramón a Chi Cheño.
    Christopher Fernández 6toB

    ResponderEliminar
  11. me parecio un poco triste ya que se aprobecharon de Ramon , yo creo que nos da un mensaje
    " que nunca vas a encontrar un verdadero amigo "


    Laura Fernández6ºC

    ResponderEliminar
  12. A mi me parece q "Chicheñó" fue usado como carnada en la estafa q hicieron los rateros, y q jamás les habría importado lo q le pasara. Por eso es que uno nunca debe confiarse de alguien.
    Alfredo Altamirano 6°C

    ResponderEliminar
  13. a mi me da pena que hallan olvidado el nombre de Ramón y lo llamaran Chicheño y luego lo metieran a la cárcel pero es muy justo que lo metieran a la cárcel por hacer pasarse por alguien mas.


    Sofía Aznarán Robles 6B :)

    ResponderEliminar
  14. A mí me pareció que no deberíamos discriminar a la gente solo porque es mas tonto que los demás como Ramón que siempre decía sí , señor pero al pasar el tiempo comenzaba a decir chi cheño .

    tambien me percate de que el no se había enterado de que era parte de un robo y al final lo liberan por ser muy tonto


    Luis Marchan 6D

    ResponderEliminar
  15. En mi opinión me pareció una obra entretenida, que además nos enseña a tener cuidado con las personas que se quieren aprovechar de otras más débiles, como chicheñó que probablemente se trataba de una persona con retraso mental.
    Francisco Manrique Albán
    6°B

    ResponderEliminar
  16. Esta lectura me pareció muy interesante y a la misma vez discriminatoria interesante porque , te enseña un mensaje educativo y discriminatorio porque , al señor Ramón lo llamaban CHICHEÑO porque no pronunciaba bien al hablar y porque tartamudeaba mucho y poner apodos no es una actitud correcta .



    Michele Marca Infante 6toD

    ResponderEliminar
  17. en mi opinión la historia es un poco divertida y graciosa pero no me parece que le cambien el nombre de ramón a chicheñó y tambien que sus "amigos" lo utilizaran así.

    Daniela Cillóniz M.

    ResponderEliminar
  18. Yo creo que esta historia nos enseña algo,que no hay que confiar en personas que no conoces.
    Esto ocure en dos ocaciones en la historia como cuando los bendedores le confiaron mucho a los ladrones que ellos no sabian que eran ladrones y cuando a Ramón lo usaron como carnada y le hicieron parte de ellos solo por un momento y para distraer a los vendedores.tambien porque dejaron que se lo llevaran a la carcel a el solo.

    Jessy Calle Higa 6toB

    ResponderEliminar